Rosa María
Rosa María
Rosa Maria Wynn

CONOZCA A ROSA MARÍA WYNN


Rosa María Wynn es la traductora principal de Un Curso de MIlagros al castellano. Comenzó a estudiar el Curso en 1978, y en 1981 creó el primer grupo de estudios del Curso en la zona norte de California. Dos años más tarde, en 1983, dió comienzo a la traducción. Al principio había dado largas al asunto, hasta que ya no pudo ignorar por más tiempo la insistencia apremiante de la voz interna que le decía que ella tenía que traducir el Curso al castellano y la animaba a contactar a la Fundación para la Paz Interior, editores de Un Curso de Milagros, e informarles. Con gran dificultad y sintiendo mucha vergüenza finalmente se puso en contacto con ellos, quienes en un principio negaron su petición.  

A pesar de la negativa, la voz interna continuó insistiendo en que ella debía traducir el Curso y llamar nuevamente a la Fundación.

Sacando fuerzas de quién sabe donde, volvió a insistir a pesar del bochorno y la vergüenza que ello le producía. Los directivos de la Fundación para la Paz Interior esta vez le abrieron las puertas. Fernando Gómez, amigo y socio de negocios de Rosa María, se comprometió a colaborar con ella en llevar a término la traducción. Pasaron varios meses de negociaciones y finalmente se inició la traducción en marzo de 1983. ¡Habrían de pasar diez años antes de que el libro llegase a manos de sus destinatarios! A lo largo de esos diez años Rosa María y Fernando tuvieron varios colaboradores, pero fueron siempre ellos quienes llevaron el peso principal de la traducción y quienes en última instancia la llevaron a término.

una tarea de muchos años


Rosa María abandonó todas sus metas personales y profesionales durante la traducción y prácticamente se retiró del mundo para concentrarse en la tarea que tenía ante sí y en llevar una vida de recogimiento y meditación. Para poder traducir el Curso, Rosa María tuvo que reflexionar sobre cada una de sus frases.Y para entenderlas tuvo que poner en práctica consistentemente los principios del Curso en su propia vida.
Durante ese tiempo revisó y leyó la traducción castellana del Curso más de ochenta veces, e igual número de veces en el original inglés, convirtiéndose así en una de las pocas personas en todo el mundo que con más detalle ha leído, estudiado y practicado el Curso.

corrientes, autores y senderos


Antes de que el Curso llegara a su vida, Rosa María había estudiado muchos otros sistemas y recorrido varios senderos espirituales, los cuales significaron una importante aportación a su desarrollo espiritual. Krishnamurti fue una gran influencia en su vida, como lo fueron también Gurdieff y Ouspensky. Estudió budismo, zen, yoga, taoismo, sufismo y artes marciales e incluso vivió en un ashram. Participó asimismo en muchas ramas del movimiento de desarrollo del potencial humano, concretamente en est... Los libros de Carlos Castaneda ejercieron una influencia muy grande en su formación, y siguen siendo un pilar en su vida. Leyó además cientos de libros espirituales, tanto orientales como occidentales. Visitó gurús, maestros y adeptos.
Pasó cientos de horas meditando y en silencio, buscando en todo momento el sendero que la llevase a su liberación espiritual.
Y después de todas esas vueltas, el Curso llegó a sus manos. Y con él, Jesús. Un Curso de Milagros no es patrimonio de ninguna religión, ni es en sí un culto o una secta. Su terminología es fundamentalmente cristiana, si bien los temas que aborda son de carácter universal. La experiencia acumulada por Rosa María en los diferentes caminos espirituales que exploró antes del Curso le han servido para dilucidar las abstracciones de éste utilizando conceptos que muchas personas involucradas en otros métodos puedan entender.

respetar todas las corrientes espirituales


Para Rosa María es muy importante respetar otras enseñanzas espirituales y otros maestros, pues es conciente de que son muchas las sendas que pueden llevar al verdadero camino. "El mismo Curso afirma" -sostiene Rosa María- "que los métodos y las técnicas pueden variar enormemente de un maestro a otro. No debemos, por lo tanto, compararlos o comparar sus métodos", aunque ella misma reconoce que esto es muy difícil. "La tendencia general es a pensar que nuestro maestro o camino es el más avanzado, el único que conduce realmente a la verdad. Todo ello, no obstante, es parte del crecimiento espiritual. Sólo hay un Maestro verdadero, y ése es el que Dios puso dentro de nosotros. La meta de los que somos maestros aquí no debe ser otra que llevar a nuestros estudiantes al punto en que no nos necesiten más."

una visión divina


De muy niña, Rosa María tuvo una gran experiencia que marcó el rumbo de su vida. Un día al anochecer, mientras estaba jugando en una carreta, el cielo se abrió de repente en forma de un gran círculo dentro del cual apareció la faz más bella que ella jamás haya contemplado. Inmediatamente supo que era Jesús. No se produjo ningún intercambio verbal, sino sólo una comunicación muy profunda y amorosa a través de la mirada. Quiso de inmediato regresar a su casa para contarle a su abuela Aurora, mujer enteramente entregada a Jesús, lo que acababa de ocurrir. Su abuela cayó en un profundo estado espiritual, comenzó a hablar en lenguas, y poniendo su mano sobre la frente de Rosa María declaró, con total fuerza y certeza, “¡Eres una elegida de Dios…eres una elegida de Dios!”

Al día siguiente, sentada en la acera de su calle, y reflexionando sobre lo que había acontecido la noche anterior, Rosa María hizo un pacto con Dios. Le prometió que se entregaría de lleno a Su servicio...pero ¡sólo después de cumplir los treinta años! Y así lo hizo.

su manera de ser


Su increíble don de gentes y naturalidad han sido sus acompañantes desde edad temprana. Ya en la escuela fue líder natural de sus clases, amiga no sólo de los triunfadores sino especialmente de quienes no tenían más amigo que ella. Rosa María tiene una capacidad poco común para llegar casi de inmediato a lo hondo de una persona sin que ésta se sienta amenazada. Y una vez allí, en el calor del contacto íntimo, su regalo consiste en impartir amor, con palabras a veces, y otras, valiéndose sólo de una mirada, o de una sonrisa, de acuerdo con lo que pueda ser más beneficioso para la otra persona.
Una vez finalizada la traducción, Rosa María habría preferido continuar en el anonimato. Pero como su compromiso es acatar la dirección interna, accedió a iniciar una vida pública y a compartir su experiencia y entendimiento. Rosa María considera que parte de su misión es llevar el mensaje del Curso al mundo entero de forma que las abstracciones de éste puedan ser fácilmente asimiladas e interiorizadas, y por encima de todo, puedan volverse el paradigma por el que quienes estudian el Curso rijan sus vidas.

su pasión es contagiosa


La pasión de Rosa María es contagiosa. Su sencillez, accesibilidad y eficacia han hecho de ella una maestra muy popular, especialmente en España, Venezuela y México. A sus conferencias y seminarios han asistido miles de personas. En varias ocasiones ha sido invitada a los programas de televisión más populares de la televisión española y venezolana. Los seminarios que dicta son los más concurridos de su clase. Fue invitada también a dar una conferencia en la sede de las Naciones Unidas en Viena, Austria.

la creación de fundación Aurora FELLOWSHIP


En el año 1994 Rosa María creó la Aurora Fellowship -una fundación sin fines lucrativos- cuyo propósito es llevar al mundo entero el mensaje del perdón, tal como lo expone Un Curso de Milagros, así como la conciencia de la Regla de Oro como pauta para el comportamiento apropiado en un mundo donde rige el conflicto y el desamor. Pero su mayor propósito ha sido asegurarse de que el Curso echase raíces en el mundo de habla hispana, pues una vez que esto se lograra, el cambio al que el mismo Curso apunta ya estaría en proceso. Y sentimos que esto se ha logrado.

agradecimientos


La magna labor que asumió Rosa María de traducir al castellano Un Curso de Milagros- tarea que tomó diez años en completarse- y luego dedicarse a la diseminación del mismo por el mundo de habla hispana, valiéndose de sus propios recursos económicos, ha sido una enorme contribución a todos los que estudian el Curso, lo aman y lo enseñan. ¡Muchas gracias, Rosa María! Rosa María reside desde hace muchos años en las afueras de San Francisco, California.