Entrevista en Venezuela PERIODISTA NELY GÓMEZ, DEL PERIÓDICO "EL SOL DE MARGARITA", en MARZO 2010



PSDM: ¿Qué es Un Curso de Milagros? ¿Cómo llegó a usted este libro?

RMW: Un Curso de Milagros es un mapa, una guía que nos lleva "de vuelta", por así decirlo, a la conciencia de nuestra verdadera esencia, que es el amor. Se podría decir que el Curso, como comúnmente lo llamamos, es el ABC del amor.
El libro llegó a mi vida en 1979, aunque de entrada lo rechacé pues no me gustó el título. Luego conocí a unas personas que gozaban de un alto grado de integridad, y me enteré que ellos estudiaban el Curso. Unas semanas más tarde, en una fiesta en su casa, me mostraron el Texto del Curso, y yo leí un párrafo, y cuando terminé supe que por fin había encontrado mi camino de vuelta a Dios. Cambió mi vida por completo.

PSDM:¿Cuál es el mensaje del libro?

RMW: El mensaje por excelencia es que todos seguimos siendo tal como Dios nos creó. Que nada que hayamos hecho o dejado de hacer puede cambiar o alterar lo que Dios creó perfecto, y a Su semejanza. Mas no se refiere a la persona que creemos ser aquí, sino a nuestro verdadero Ser, a nuestra Esencia. Y el otro mensaje claro es que el perdón es la manera de lograr la paz, y de retornar a la conciencia de quiénes somos realmente. Pero no se refiere al perdón que hemos conocido aquí. Es un concepto de perdón mucho más amplio, y que al final nos permite no tan solo perdonar a otros, sino lo más duro, perdonarnos a nosotros mismos.

PSDM: ¿Cómo nos ayuda esta enseñanza a encontrarnos con nosotros mismos? ¿Cómo nos cambia la vida?

RMW: Darnos cuenta de que en efecto todos seguimos siendo tal como fuimos creados nos permite tener un encuentro real con nosotros mismos, y nuestra percepción de otros y del mundo que nos rodea cambia consecuentemente. Nos volvemos progresivamente más amorosos, más pacientes y compasivos, y los beneficios de ese encuentro con nosotros mismos los veremos reflejados en nuestras relaciones interpersonales, en nuestro diario vivir.

PSDM:¿Qué condiciones son necesarias para entender el mensaje del libro?

RMW: Una buena voluntad, un corazón abierto y una mente receptiva. No es necesario que nos creamos nada de lo que el libro dice, sino sólo que lo pongamos en práctica, y son los resultados positivos que ello nos aportará lo que nos convencerá de la veracidad de sus enseñanzas.

PSDM: La sociedad actual está alejada de Dios...

RMW: Por lo que vemos a nuestro alrededor, ciertamente podemos afirmar eso, pero por otro lado, veo un movimiento muy grande de parte de mucha gente que se han comprometido a vivir sus vidas de acuerdo con la Ley del Amor y la Regla de Oro, que nos dice que tratemos a otros como queremos que otros nos traten a nosotros. Entiendo que todavía no es una mayoría, pero tengo fe de que algún día lo será.

PSDM: ¿Cuál será el hilo conductor de su conferencia "Del Lado del Amor" y por qué escogió ese tema?

RMW: El hilo será la idea de que podemos elegir vivir la vida desde otro paradigma, desde otra visión, pero igualmente está implícito el hecho de que ello es una elección, una decisión. Todos aquí sabemos de alguna manera u otra que el amor es la respuesta a todo, pero nos hemos olvidado de lo que verdaderamente es el amor, de cómo conducir nuestras vidas desde él, y en la Conferencia las personas tendrán la ocasión de tomar decisiones que literalmente cambiarán el rumbo de sus vidas, hacia una mayor armonía, felicidad, y verdadera salud a todos los niveles.
Escogí el tema cuando, sentada ante mi computadora, pedí guía para determinar no tan sólo el título de la gira, sino la temática y a decir verdad, fue una inspiración divina. No puedo tomar crédito.

PSDM: ¿Cómo puede el hombre actual encontrar la paz en un mundo tan agitado, lleno de ruidos y de mensajes perturbadores?

RMW: La única manera de encontrar la paz aquí dice el Curso, es cuando se vuelve lo único que realmente queremos alcanzar. Ciertamente hay muchos obstáculos a la paz, y el mundo agitado, lleno de ruidos y mensajes perturbadores que mencionas es la consecuencia de todo aquello que hemos buscado aquí en vez de buscar la paz. La paz es dicha, de hecho, no puedes tener una sin la otra.

PSDM: ¿Cuáles son sus expectativas para la conferencia en Margarita? ¿Cómo se siente? ¿Trae algún mensaje especial para los margariteños?

RMW: Mis expectativas son que los participantes tengan una experiencia de tal naturaleza, que reconozcan su verdad, y y sepan que tienen el poder de tomar una decisión deliberada y consciente por la que cuál eligen regir sus vidas. Los resultados de esa decisión se verán reflejados en sus relaciones, en la vida cotidiana, y serán cada vez más significativos con el pasar del tiempo. Me siento muy feliz de la oportunidad que se me ha brindado de poder compartir las enseñanzas fundamentales del Curso en la Isla de Margarita. De hecho, es un honor.
El mensaje especial que les quiero dar a los margariteños es que nunca pierdan la esperanza, y que sigan dando lo mejor de sí mismos, a todos y en toda circunstancia. pues el contribuir al beneficio de otros, es la manera de ser felices aquí.

ENTREVISTA PERIÓDICO PANORAMA DE MARACAIBO, VENEZUELA 2010

PP: Sabemos que es exponente y traductora de Un Curso de Milagros. ¿Podría explicarnos un poco cómo le cambió a usted la vida esta publicación y por qué decidió traducirla?

RMW: Un Curso de Milagros me cambió la vida casi de inmediato, pero lo más notable fue cuán rápido comencé a experimentar una paz que nunca en mi vida había sentido. El ruido mental comenzó a dar paso a una dulce serenidad, y sentí que efectivamente Dios era real y que nos amaba a todos. Cuando llevaba tres años estudiándolo a diario, buscando cada momento libre que pudiese para seguir leyendo, para tocar la santidad que del libro se desprendía, escuché la Voz interna diciéndome que me pusiese en contacto con la Fundación para la Paz Interior, editores del Curso, y les dijera que yo tenía que traducir el Curso al español. Aunque me resistí por varios meses a acatar dicha guía, al final ya no pude resistir más. Tomó dos llamadas para finalmente poder reunirme con la Fundación para la Paz Interior, editores de Un Curso de Milagros, y finalmente, luego de nueve meses. obtuve su aprobación, y así comenzó el proceso de traducción del Curso al español, que en un principio pensé tomaría unos dos años. ¡Pero tomó diez!
Fueron muchos los momentos durante ese período en que caía en un éxtasis espiritual sólo de pensar que algún día "mi gente", refiriéndome a los hispanos hablantes, tendrían la oportunidad de tener este material en sus manos y así poder experimentar lo mismo que yo experimentaba con su estudio y la aplicación de sus enseñanzas en mi vida. Me siento muy honrada de haber sido elegida para esta labor.

PP: ¿Cuál es el principal mensaje de Un Curso de Milagros?

RMW: El mensaje fundamental del Curso es que seguimos siendo tal como Dios nos creó, y se refiere a nuestra Esencia, a la chispa divina que somos, no al cuerpo. Añade que no hay nada que tenga el poder de mancillar, modificar o cambiar en modo alguno lo que Dios creó perfecto y amoroso como Él Mismo. Nos explica que el mundo que percibimos, el mundo de la venganza, el ataque, el desamor, etc., es el resultado de la creencia de que estamos separados de Dios y, por ende, los unos de los otros. La manera de cancelar la creencia en la separación, que Un Curso de Milagros llama "el error original", es a través del perdón. Por lo tanto, podemos decir que el perdón es el camino del Curso, pues es lo que al final nos lleva al estado de paz, -la meta declarada del Curso -, que es desde donde únicamente podemos recordar lo que en esencia somos, y a nuestro Creador. Eso es despertar...

PP: ¿Forma parte el libro de alguna religión en especial?

RMW: No, no forma parte de ninguna religión en especial, aunque su lenguaje, y mensaje, es estrictamente cristiano.

PP: ¿Se puede realmente purificar la mente?

RMW: Absolutamente, aunque no es fácil, pero sí se puede, ya que fue en la mente donde tuvo lugar "el error original", la idea de que estábamos separados de nuestro Creador. Y ese error original es el que hay que cancelar, pues es la fuente de todos los errores, como la idea de venganza, de que atacando nos protegemos, etc. Tratar de corregir los efectos de la separación no la subsana. Es como echarle agua a las llamas en un incendio y no a la fuente desde donde salen las mismas. La mente que ha sanado ya no condena, no juzga, sino que sólo ama… y una mente sanada percibe un mundo donde rige el Amor, un mundo feliz, que aunque no es la máxima verdad, es el trampolín que nos conduce a ella.

PP: Entiendo que el Curso nos lleva a recobrar la memoria de quiénes somos, pero ¿es que hemos perdido esa memoria?

RMW: Es imposible que hayamos perdido la memoria de quiénes realmente somos, pero es obvio que lo hemos olvidado. Recobrar la memoria de nuestra verdad es parte esencial de las enseñanzas del Curso, pero sólo la podremos recobrar en el estado de paz, y es por eso que la meta declarada del Curso es la paz.

PP: ¿Cuál es el lado del amor? ¿Cuál es el ABC de su seminario, conferencia?

RMW: El título del evento, Del Lado del Amor, se refiere a una propuesta de vida, a una decisión que podemos tomar consciente y deliberadamente, y por la que elegimos regir nuestra vida. Dado que nuestras experiencias aquí son el resultado de las decisiones que estamos tomando continuamente, es esencial que nos demos cuenta de cuáles son las alternativas entre las podemos elegir, así como las consecuencias de cada una de ellas. Sólo hay dos alternativas: el miedo o el Amor. Decidir tomar decisiones desde el lado del Amor nos traerá la felicidad y la paz que todos anhelamos, y será la solución más acertada ante el problema. Por otra parte, tomar una decisión desde el miedo, como atacar a otro para defendernos, vengarnos, condenar, etc., producirá más dolor, sufrimiento, y la situación empeorará, pues sólo el Amor nos puede dar una solución que es buena para todos.
El ABC de mis eventos es que seguimos siendo tal como Dios nos creó, y que ningún error que hayamos cometido -y todos los hemos cometido- puede alterar nuestra eterna verdad. Y que las consecuencias de esos errores se pueden cancelar una vez hayamos reconocido que pensamos, dijimos o hicimos algo que Dios no hubiese pensado, dicho u hecho, y le entregamos al Espíritu la decisión que nos llevó a caer en el error. Este reconocimiento es esencial, pues lo que ocultamos, el Espíritu no lo puede sanar. Enfatizo igualmente que todos disponemos del poder para elegir tomar la decisión de escuchar sólo una Voz, la del Amor.

PP: ¿Se precisa fe para entender su mensaje?

RMW: Tal como se usa la palabra fe, no, no hace falta. Pero el Curso dice que no nos falta fe, sino que la tenemos depositada en lo que no nos sirve, en lo que no nos da la paz y felicidad que son nuestra herencia. Lo que se precisa para entender el mensaje del Curso, o el que se me encargó diseminar, es una mente receptiva y un corazón abierto. Al final de cuentas, no hay ninguna persona, organización, religión o libro que tenga la exclusiva de la verdad. Ésta se encuentra en cada corazón, donde Dios Mismo la puso, y es propiedad de todos.

PP: Perdonar al parecer no es un término que todos manejamos muy bien. ¿Qué se requiere realmente para un verdadero perdón?

RMW: Excelente pregunta. Aquí, en el mundo regido por la creencia de que estamos separados de Dios y los unos de los otros, el concepto de perdón que se maneja no tiene nada que ver con la idea de perdón que nos ofrece el Curso, ni lleva al verdadero perdón. Para comenzar, es imposible perdonar algo que se ha percibido como un ataque, sea desde la perspectiva del mundo o del Curso. Y dado el paradigma desde donde percibimos aquí, es prácticamente imposible no juzgar ciertas cosas como ataques, como "imperdonables", y es imposible perdonar algo que ha sido previamente calificado así, pues al creer que ese ataque es real, sería ir contra uno mismo al intentar perdonar. Lo que el Curso nos dice es que primero tenemos que estar dispuestos a renunciar a nuestra interpretación de lo sucedido, y sabemos que esto no es nada fácil, pues no hay nada más importante para nosotros que tener la razón con respecto a nuestras interpretaciones. Pero aunque no es fácil renunciar a ellas, sí es posible. Ése es el primer paso. El segundo es pedir, de corazón, ver la situación con otros ojos. Esta muestra de buena voluntad es lo que permite que el Espíritu "realice" el perdón. Lo que rara vez vemos es que todo perdón es para nosotros mismos. Los "demás" son la pantalla en la que vemos reflejado todo aquello que todavía no hemos procesado, las culpas que todavía no se han sanado, y lo que ocultamos, pensando equivocadamente que ésa es la manera de protegernos y de mantener nuestra imagen propia a salvo.

PP: ¿Cree que la sociedad está actualmente alejada de Dios?

RMW: Desde el punto de vista de nuestro mundo aquí es obvio. Pero desde el punto de vista de la verdad a la que nos apunta el Curso, nuestro verdadero Ser jamás ha estado separado de Dios. Así que hay que distinguir entre una cosa y otra. Pero para los propósitos de la entrevista, entiendo que te refieres a la condición de la sociedad en este mundo, en el que rige el miedo y el odio, lo que se opone al Cielo desde todos los puntos de vista. Desde que el tiempo comenzó no hemos hecho otra cosa que batallar, atacar y contraatacar, usar la venganza, la indiferencia ante la injusticia, o matar en nombre de la justicia, la "paz", e incluso en nombre de "Dios". En fin, que estamos totalmente dementes. Pero aún en este mundo de locura, hay una chispa dentro de cada ser humano, aunque en algunos sea muy débil, que nos hace buscar la verdad, la paz… y buscaremos porque el mundo de guerras y batallas, de injusticia de todo tipo, no nos hace felices. Mas buscar felicidad en lo temporal, en posesiones físicas, en tener amor humano, rango social, etc., siempre será una meta irrealizable. Lo único que nos puede hacer felices aquí es hacer la Voluntad de Dios. Y Él nos ha pedido que nos amemos los unos a los otros. Y esto siempre será verdad.

PP: ¿Cómo podemos alinearnos con los sentimientos de paz y tranquilidad en este mundo tan agitado?

RMW: Sólo tomando la decisión, consciente y deliberadamente, de que nos vamos a poner del lado del Amor con respecto a todo, aunque ello nos dé miedo. Esta declaración es un reflejo de la verdad que reside en nuestro corazón, y aunque es prácticamente imposible que no nos dé miedo tomar una decisión de tal magnitud, el miedo desaparecerá finalmente, pues lo que nos motiva a tomar esta decisión es mucho más grande que el miedo, que al final de cuentas, no es algo que Dios haya creado, y por lo tanto, no tiene existencia real, ni poder alguno. Para cerrar me gustaría citar una parte de la introducción que

Un Curso de Milagros hace de sí mismo: "Nada real puede ser amenazado. Nada irreal existe. En esto radica la paz de Dios."

El Ser que somos es real. Todo lo que no proceda del Amor es irreal y no existe. La paz nos llegará cuando sea lo único que queramos, cuando sea la base de nuestras decisiones. La paz es la meta, y es igualmente el camino. Ponernos del lado del Amor en todo es un camino, una manera de ir por la vida, que nos lleva a la paz, a la felicidad.

ENTREVISTA PERIÓDICO PANORAMA DE MARACAIBO, VENEZUELA 2005

PP: ¿Impiden las religiones que Jesús sea asequible a todo el mundo?

RMW: Las personas tienden a ser fieles a la religión en la que nacieron, pero he oído de casos que gente de religiones no cristianas han tenido revelaciones o experiencias con Jesús las cuales los llevaron a convertirse al cristianismo o por lo menos a estar abiertos a las enseñanzas de Jesús. No conozco todas las religiones para decir a ciencia cierta que estas impiden que Jesús sea asequible a sus seguidores. Mi sentir es que todo ser que realmente ame a su prójimo y a Dios esta abierto a recibir a Jesús.

PP: ¿Qué puede impedir la conexión total con Dios?

RMW: Nada puede impedir la conexión total con Dios, pero nuestro deseo de ser nuestro propio creador así como nuestra importancia personal pueden impedir que seamos concientes de esa conexión. Mas Dios es el Todo de Todo y nada real puede estar excluido de la Totalidad que El es.

PP: Los errores, como usted le llama a los pecados, ¿pueden considerarse paradigma del pensamiento?

RMW: El error original fue creernos separados de Dios, y nuestro sistema de pensamiento está basado en ese error por lo que la respuesta sería un rotundo sí. Pero en ese caso nos referimos a la mentalidad errada que piensa desde el contexto o paradigma de que es algo separado, que está sola y a merced de fuerzas ante las que se siente impotente. Nuestro SER, lo que Dios realmente creó, no piensa así por lo que es obvio que el error original no le afectó en absoluto. Pero al nosotros creernos ser lo que no somos, le damos una falsa realidad a la mente errada. Pero la mentalidad cuerda también se encuentra en nuestra mente y tenemos acceso a ella. A esta parte de la mente es a la que queremos llegar pues desde ella podemos tomar decisiones cuerdas, decisiones basadas en el Amor, en lo que es bueno, en lo que es de Dios, y por ende, de nuestro verdadero Ser.

PP: ¿Cómo se puede romper el patrón de conducta para no cometer errores?

RMW: La única manera de romper el patrón de cualquier conducta errónea o no amorosa es ante todo, reconocerlo. En otras palabras, hay que darse cuenta de que aquella conducta que ocasiona dolor, sufrimiento, culpa, resentimiento, fue una conducta motivada por un pensamiento, creencia errónea, y el primer paso es reconocer esto, no defendernos, sino simplemente y con honestidad hablar con Dios, con el Espíritu Santo y no tan solo admitir el error sino declarar que no queremos cometerlo más. Es un honesto arrepentimiento. Luego la creencia, el pensamiento errado se le entrega al Espíritu Santo, y es El Quien se encarga de eliminar todas las consecuencias de dicho error. Esa es Su función. La nuestra es decir la verdad, arrepentirnos, entregarlo. Y no tenemos que esperar hasta sentirnos bien para hacer este proceso. Hay que hacerlo en el momento que sientes la culpa, pues todo acto que no procede del amor acarrea culpa. Al Espíritu Santo redimirnos del error, nos llega nuevamente la paz, la conciencia de nuestra inocencia. En esencia es una confesión que se le hace directamente al Espíritu Santo. Se puede igualmente hacer la confesión a un cura o ministro. Lo importante es no taparlo, no proteger o defender los actos nacidos del miedo o del no amor.

PP: ¿Podría resumir lo que para usted es el santo entendimiento?

RMW: El santo entendimiento es una frase que me llegó hace muchos años para definir el estado donde la mente está en Luz y su pensar es acorde a las leyes celestiales. Desde el santo entendimiento tan solo se puede amar todo lo que Dios ama y Dios ama todo lo que El creó, y lo que El creó es bueno, hermoso y santo. Todo lo demás es pura ilusión y no tiene existencia real.

PP: En algunas de sus entrevistas he leído que asegura que los milagros no son de este mundo, entonces, ¿de dónde provienen?

RMW: Nadie aquí puede entender lo que es el milagro en sí, porque no proviene de este mundo sino de Dios Mismo. Pero una forma de hacernos una idea sería decir que es como una corriente que se desprende de El. El milagro viola las leyes de este mundo tal como lo conocemos, y no está sujeto a nada físico o visible. El milagro está siempre aquí y todos tenemos derecho a él sólo por ser los hijos de Dios, e independientemente de todos los errores que hemos cometido, pero para tener acceso a él hay que purificar nuestra mente, y sobre todo, realmente perdonar, pues al perdonar te abres a Dios, y te vuelves testigo de Su eterno Amor por todos Sus hijos. El perdón es la morada del milagro dice Un Curso de Milagros. El milagro es lo que al final corregirá nuestra percepción tergiversada, y nos mostrará la verdad de quiénes somos en realidad. No hay vocación más sublime que la de querer ser un obrador de milagros para la honra y gloria de Dios.

PP: ¿Qué debe hacer una persona para tener una vida iluminada?

RMW: Sólo el que está centrado en Dios y en Su Reino puede tener una vida iluminada. Una vida iluminada es el resultado de la decisión firme de ser testigo sólo de lo bueno, de lo hermoso y de lo santo, y de rehusarnos a dar testimonio de aquello que Dios no creó. Es no querer ver culpa en ningún lugar. Es pasar por alto los errores de otros y ver su inocencia detrás de lo que nuestros ojos físicos perciben. Es ver el único ser que en realidad somos, lo que Dios creó como Su Hijo. No podemos ser testigo de aquello que Dios no creo y al mismo tiempo vivir en la iluminación. Ningún estado en este mundo, por elevado o sublime que sea, es permanente. Pero sí podemos desear la paz con todo nuestro ser, tomar toda decisión sobre la base de si nos va a traer paz o no. Una vez que la paz es lo único que deseas, todo lo que hagas será en función de su logro, y por ende, tu vida será una que refleja la Luz del Amor de Dios.

PP: ¿Qué tan lejos o qué tan cerca están los venezolanos de la paz y de ver las cosas con los ojos del amor?

RMW: Las cosas que siempre han sobresaltado para mí acerca de los venezolanos es su devoción a lo sagrado, su deseo de alcanzar lo máximo posible espiritualmente, y un alto grado de inteligencia. Estoy conciente de la situación que vive el país, pero algo me dice que tal como Venezuela fue la cuna de uno de los seres que más influencia tuvo para la libertad de tantos pueblos, puede ser así mismo la cuna de una nueva percepción, y de una verdadera justicia, a todos los niveles. Tengo una gran fe en este pueblo. Y ésta me dice que la paz será la decisión que el país tomará al final. Cuán cerca o cuán lejos está el país de la paz depende de cuántos venezolanos se unan al movimiento de paz, de perdón, y de amarse los unos a los otros independientemente de las diferencias sociales, económicas y políticas que existan. Tienen que saberse hermanos ante todo, y desear ayudarse, apoyarse, y acabar con toda traza de injusticia. Esto complace a Dios, pues es de Dios.

PP: ¿Qué opina de los venezolanos, qué le irradian cuando está de visita en el país?

RMW: Cada vez que me estoy preparando para volver a Venezuela ya comienzo a sentir una alegría incontenible en mi corazón. Adoro estar aquí, y lo que realmente me toca el corazón es la calidad humana, la hospitalidad genuina del venezolano. Nuevamente, estoy conciente de que hay personas que se han olvidado de que lo bueno vive en su corazón, pero esto es así en todas partes. Pero lo que realmente siento cuando estoy aquí es mucho amor, entrega y un deseo de querer dar lo mejor de sí. Otra cosa que admiro es que aún se conserva la tradición de los hijos pedir la bendición a los padres. Cada oportunidad que tengamos de poder bendecir a otros es un peldaño más en el ascenso hacia Dios. El se regocija con cada bendición que nos damos los unos a los otros.