Misión y propósito de la FUNDACIÓN AURORA FELLOWSHIP


La Aurora Fellowship, fundación sin fines lucros, fue creada en 1994 por Rosa María Wynn con la declarada misión de llevar el mensaje de perdón, tal como lo presenta Un Curso de Milagros, al mundo entero. Desde entonces, y dedicada a dicha labor, Rosa María ha visitado muchos países, realizado múltiples entrevistas de prensa, televisión y radio, y estado con miles de personas, cuyas vidas han sido tocadas, transformadas para siempre, a través del conjunto de sus Seminarios Aurora.


El perdón del que habla el Curso es el mensaje de Cristo, y sin ese perdón -por mucho que lo intentemos- no hallaremos la manera de escapar de la condición de desamor en la que nos encontramos. Tal vez esto pueda parecernos "una coacción", más no lo es, es simplemente la verdad. Necesitamos hacer nuestro Su mensaje si queremos alcanzar la paz y felicidad que todos anhelamos. El otro propósito de la fundación es el de hacer conocer y/o expandir la Regla de Oro, la regla por excelencia para el comportamiento apropiado en nuestras relaciones con otros y con toda cosa viviente.


La Fundación Aurora Fellowship atiende, a través de varios medios, a cientos de personas que buscan guía para resolver los conflictos que inevitablemente surgen del paradigma de pensamiento que predomina en este mundo. Dicho paradigma nos lleva a creer que estamos separados de nuestro Creador y los unos de los otros, y es la base indiscutible de todo conflicto, ataque y venganza. Sin un cambio rotundo sobre este paradigma, las soluciones que habitualmente usamos, fracasarán siempre. Ciertamente podemos seguir buscando y buscando "otras maneras, otras alternativas…" más sólo un compromiso total con el perdón, sin excusas ni excepciones, puede sentar las bases para una solución duradera y eficaz.


En todo conflicto subyace la idea de que tenemos que elegir entre nuestros intereses y los intereses de "otro". Ante esta disyuntiva, y la absoluta convicción de que el "otro" es alguien ajeno a nosotros, distinto y separado, la elección es obvia: optar siempre por nuestros intereses. Y nos sentiremos plenamente justificados por la evidencia de que "todo el mundo lo hace", e incluso inteligentes, ya que es lo "normal". Éste es el círculo vicioso en el que nos encontramos inmersos, y dentro del cual siempre elegimos en función de aquello que, según nosotros, más nos conviene, sin detenernos a considerar los efectos que nuestras decisiones puedan tener sobre los demás. Es más, incluso en aquellas ocasiones en que elegimos en beneficio del otro, rara vez lo hacemos desprendidamente. Siempre estamos a la espera de algo en beneficio propio, "algo a cambio de…".


Conforme vayamos tomando conciencia de nuestra unicidad, empezaremos a tomar nuestras decisiones desde la perspectiva de que todos somos uno y de que los intereses del otro son en realidad los nuestros. Y el miedo a la pérdida, que inevitablemente está detrás de todo comportamiento egoísta, comenzará a desaparecer. Éste es el camino a la paz y a la dicha… éste es el camino de retorno al lugar del que nunca nos alejamos, aunque creamos que así fue.


La ley que rige en este mundo es la de "ojo por ojo y diente por diente" y, por increíble que parezca, pocos de nosotros nos damos cuenta de que ésa es, normalmente, la base desde donde tomamos nuestras decisiones y elegimos nuestro comportamiento en relación a "los otros". La creencia en la separación nos ha convencido de que el otro no tiene nada que ver con nosotros, que nuestros pensamientos no le afectan, ni tampoco nuestros actos. Sin embargo, elegir en beneficio del otro es realmente una ilusión, pues no hay tal otro.


Llegar a entender que en efecto no estamos separados de nuestra Fuente, y por ende, de ningún ser humano o cosa viviente, nos llevará a un cambio fundamental, cambio éste que generará otro tipo de decisiones y, de forma natural, de comportamiento. Eso es vivir la vida desde el lado del amor, ya que vivir nuestra vida desde el lado del amor supone tomar todas nuestras decisiones desde el único lado que nos traerá la paz y la dicha anheladas. Si duda, al principio, esto provoca gran temor, pues, como ya mencionamos anteriormente, el miedo a la pérdida es parte intrínseca de nuestra manera demente de pensar, o más bien del paradigma desde donde pensamos. Pero no hay mayor felicidad que alcanzar la paz que inevitablemente llega tras tomar todas las decisiones desde el lado del amor.


Hay que aclarar, no obstante, que nadie tiene que perder para que otro gane, concepto -por otra parte- muy arraigado en el paradigma desde el cual pensamos y actuamos. Pero es igualmente cierto, tal como nos dice el Curso, que hay ocasiones en que, en aras de la verdad, "perderemos". Sin embargo, "esa pérdida" nunca será una verdadera pérdida, pues en este mundo todo es ilusorio. Por eso, toda decisión que se tome con el Espíritu, y desde el lado del amor, siempre será buena para todos los involucrados, inclusive si uno de ellos (a los ojos del mundo) parece "perder" algo, pues al haber decidido y actuado desde el lado de la verdad, del amor, realmente ganará en paz, en dicha, y en un sentido de plenitud que las palabras no pueden describir.


Llegará un momento en el cual, por utópico y fantasioso que pueda parecernos hoy, lo único que nunca vamos a querer perder sea nuestra paz. Apoyar que ese momento llegue cuanto antes es fundamental al propósito y misión declarada de la Fundación Aurora Fellowship.


Los Seminarios Aurora impartidos por Rosa María Wynn, junto con la venta de sus productos son la única fuente de ingresos de que dispone la Fundación Aurora Fellowship, y el vehículo que emplea la misma para llevar este mensaje al mundocon la finalidad de ayudar a todo aquel que así lo quiera a tomar la decisión de perdonar todo -sin excepción-, de vivir de acuerdo con la Regla de Oro, y de tomar todas sus decisiones desde el lado del amor.


El cambio tiene que comenzar de uno en uno, y cuando suficientes de nosotros hayamos dado ese cambio y hayamos llegado a operar desde una mente milagrosa, nuestra percepción del mundo, de otras personas, y sobre todo, nuestra percepción de nosotros mismos, será otra. Un Curso de Milagros nos dice que con todo el trabajo espiritual que hacemos aquí, lo que realmente estamos haciendo es purificar nuestra percepción, y aunque una percepción corregida no es la máxima realidad, es el medio que nos llevará del sueño de dolor, sufrimiento y muerte en el que estamos inmersos, al sueño feliz, y es desde él desde donde únicamente podremos despertar, y fundirnos con la Amorfía Misma, la Fuente del Amor.


La Fundación Aurora Fellowship está debidamente registrada en el Estado de California, en Estados Unidos, desde el 1995. Para mayor información, pueden enviar su mensaje a la siguiente dirección electrónica: fundaciónaurora@aol.com o escribir a la dirección postal:


Aurora Fellowship
83 Bayo Vista Way
San Rafael, CA 94901
USA



APORTACIONES Y AYUDA A BENEFICIO DE LA FUNDACIÓN AURORA FELLOWSHIP



Ponemos a disposición de todas aquellas personas que libremente deseen colaborar con la Fundación Aurora Fellowship, un número de cuenta bancaria en España, donde realizar donaciones.
Su contribución es importante para ayudar a difundir el mensaje del Curso tal como lo expone Rosa María. La cuantía es libre, y cualquier colaboración es apreciada y bienvenida. La forma de transferir su aportación es sencilla: vaya a cualquier sucursal bancaria con el número de cuenta aquí ofrecido y curse su abono (anónimo o con su nombre) en la Cuenta No. 2100-4425-50-0200036579 (La Caixa). También puede colaborar a través de nuestra cuenta de Pay Pal, bajo fundacionaurorafellowship@gmail.com

Para cualquier duda, contacte en España con:

Inmaculada Pérez
Teléfonos: 95-622-5744 / 610-449-362
Email: porlapaz@ya.com