¿Qué es el Milagro?

"EL PERDÓN ES LA MORADA DE LOS MILAGROS"

El perdón es la morada de los milagros. Cada azucena de perdón le ofrece al mundo el silencioso milagro del amor. El perdón es la forma de amor más pura que hay en la tierra. En la condición del perdón la mente se vuelve receptiva y abierta para concebir la posibilidad, la realidad del milagro. Alcanzar el estado en que se ha concebido la idea de que el milagro existe es en sí un logro de aprendizaje de grandes proporciones. Un Curso de Milagros dice que el milagro es una corrección. Que no crea, ni realmente cambia nada en absoluto, sino que simplemente contempla la devastación y le recuerda a la mente que lo que ve es falso. La importancia del milagro no se reconoce hasta que nos damos cuenta cabalmente de que no podemos hacer nada por nuestra cuenta. Ese estado de absoluta humildad es lo que nos lleva al umbral de la iluminación, donde reconocemos de una vez por todas, nuestra absoluta dependencia de Dios.

"EL MILAGRO ES EL ACELERADOR CELESTIAL..."

El milagro es el "acelerador celestial" del proceso de retorno al hogar. El milagro es el regalo de Dios. Y su valor reside en el hecho de que viola todas las leyes del mundo que nosotros conocemos. Rompe o quiebra la integridad de la creencia en la "eternalidad" de la condición en la que estamos. Nuestro sistema de pensamiento no es necesariamente lo que nosotros pensamos sino aquello desde donde pensamos, el paradigma. Eso es lo que el milagro quiebra. Lo que tenemos que hacer es llegar al punto en que nuestra mente se vuelve dispuesta a concebir que el milagro es real. Una vez que la mente concibe esto, puede clamar por el milagro en cualquier momento dado, porque el milagro es nuestro derecho. El milagro literalmente no es de este mundo, y cuando tiene lugar, y tú puedes verlo con tus ojos, te das cuenta de que algo ha ocurrido que ha violado las leyes de este mundo tal como tú lo ves.

"EL MILAGRO PROCEDE DE DIOS..."

El milagro procede de Dios aunque tiene lugar y se manifiesta en el mundo del tiempo. Sus efectos no son siempre observables, pero siempre tiene lugar en la forma o en la manera que más útil le pueda resultar al que lo recibe. Es un pensamiento que nosotros tenemos que adquirir, porque cuando fuimos creados, fuimos creados plenamente, y no había necesidad de que ningún milagro restaurase nuestra mente, pues nuestra mente era indivisa. Cuando el pensamiento de separación tuvo lugar hubo necesidad de enmendar ese error. Al principio el milagro se acepta mediante la fe, pues pedirlo implica que la mente está ahora lista para concebir aquello que no puede ni ver ni entender. Una vez que la mente ha concebido que el milagro es algo real, ese pensamiento se ha adentrado en la mente y nada lo puede sacar. Se puede olvidar, pero no se puede borrar.

"EL MILAGRO ES UN AGENTE CATALIZADOR..."

Extractos de las páginas No. 3 y 6 respectivamente. SIGNIFICADO DE LOS MILAGROS. El milagro es un agente catalizador que allana el camino para el retorno de la intemporalidad y para el despertar del amor. El milagro "es" ahora mismo. Está aquí ahora. Es algo que existe de por sí, independientemente de nuestra conciencia de ello. Todos aquí andamos buscando. Estar en la tierra implica buscar. Pero dónde buscamos, dice el Curso, depende de nosotros. El Curso en sí es un mapa a Dios. ¿Es el único mapa? ¡De ninguna manera! Eso fue lo que me hizo a mí abrazar, entregarme de lleno al Curso, porque fue lo primero que yo encontré que afirmaba que no era el único camino que llevaba a Dios. Y ahí fue cuando supe que el Curso era mi camino. Nada que hayamos hecho o no hecho nos puede negar nuestro absoluto derecho al milagro. Pero antes de poderlos obrar es necesario una purificación. Esto es lo que puede tomar años, aunque no tiene que necesariamente ser así, porque tal como Jesús nos dice en el Curso, el tiempo está en sus manos.

Por: Rosa María Wynn